Cartel de las fiestas del Pilar de Zaragoza

Este es un cartel perteneciente a las Fiestas del Pilar de 1894 (siglo XIX), cuyo autor es Marcelino de Unceta.

Las Fiestas del Pilar son las fiestas patronales de Zaragoza (Aragón, España) que se celebran en honor de la Virgen del Pilar, patrona de la ciudad. Tienen lugar la semana del 12 de octubre en que se celebra la fiesta patronal. Por lo general, las fiestas suelen durar unos diez días.

Durante estos días, tienen lugar un buen número de eventos festivos. Entre las celebraciones se encuentran las religiosas o la feria taurina del Pilar, entre otros.

El cartel es una técnica publicitaria y género artístico que adquiere un desarrollo y lugar destacado en el arte contemporáneo europeo a partir de 1880. La aparición y evolución del cartel anunciador en Aragón están supeditadas a la industrialización de las técnicas de impresión en color. El cartel, como fenómeno fundamentalmente urbano, ha tenido una mayor importancia en Zaragoza. Se inicia a finales del siglo XIX, hacia los años de la Exposición Aragonesa de 1885-86.

En Zaragoza los tipos de carteles de mayor difusión fueron los de las fiestas del Pilar y los taurinos. La mayor parte de los carteles zaragozanos han sido creaciones de los pintores locales, destacando sobre todos ellos por su abundante producción Marcelino de Unceda, especialista en los taurinos y uno de los primeros creadores de este género en España. Marcelino De Unceta es precisamente uno de los primeros carteles de las fiestas del Pilar, el del año 1894.

El origen del cartel se sitúa en el siglo XIX, con el comienzo de la utilización de los medios de la impresión litográfica a tres tintas (generalmente tinta roja, amarilla y azul), que permitía gran cantidad de tonos y texturas.

El cartelismo constituye un auténtico capítulo aparte en la historia del Art Nouveau. Su precedente inmediato más notorio había sido sin duda la obra festiva, bulliciosa y colorista de Jules Chéret, cuyas cromolitografías aparecieron a fi­nes de la década de 1860. El  cartelismo Art Nouveau del siglo XIX tendría características algo distintas: el culto por la curva sinuosa y asimétrica, la casi constante pre­sencia de lo vegetal y la exuberancia decorativa propias del Art Nouveau en general, se combinan en el cartelismo con un acusado prurito de síntesis, aconsejado por las li­mitaciones de las técnicas gráficas y por la necesidad de comunicar un mensaje elemental a un público mayorita­riamente primario. Ello dio origen a uno de los géneros más fecundos de la historia contempo­ránea del arte.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s